Recuento 2016

20 diciembre, 2016
Este año fue atípico. No digo que fue malo, tuvo muchas cosas buenas, empezando por mi regreso a la docencia. Pero las cosas buenas no me las esperaba y lo que esperaba... pues simplemente no ha pasado.

Van acá los Top 5 conceptos que marcaron mi año

1. Docencia

Cada día me cuesta menos trabajo pararme allí enfrente, dirigir al grupo, mirarlos y ver las reacciones de los alumnos. Todo se lo agradezco a Arenita Soria, que me convocó de nuevo al ruedo, después de que yo me había retirado triste y cabizbaja de la academia.

Ahora en mi Hoja de vida puedo añadir que di clases en el Claustro de Sor Juana, en el Centro Cultural Helénico, en el CIDE y que tengo proyectos didácticos para 2017 que me hacen pensar que es una vertiente que no debo dejar.

La retroalimentación de los alumnos ha sido de lo más bonito, más allá de las palabras de aliento, en realidad he aprendido mucho de ellos. Incluso cuando me retan a esforzarme a cosas que no tenía pensadas, cada clase es nueva y cada momento me siento más fuerte.

2. Viajes

Si usted lee este blog sabrá que empecé el año muy triste, pero en febrero me salió una oportunidad de viajar a Cuernavaca que mejoró mi ánimo.

Igual, durante el año, en varias ocasiones mi ánimo quiso decaer pero surgió la oportunidad de hacer viajes cortos que me animaron y me despejaron la mente. Sigo pensando que estar en movimiento no es un antídoto para la tristeza, pero si sirve mirar las cosas con perspectiva, desde otro punto de vista, en otra esquina del charco.

Este año anduve en Cuernavaca, Chapingo, Tecocomulco (Hidalgo) y en el Valle de las Monjas, en la Marquesa.

No he resuelto las cosas con viajar, pero si me han llegado ideas de cómo resolver el problema.

3. Feminismo

Dudé un poco de poner esta palabra en el recuento, pero la verdad es que este año me involucré mucho más con el tema, primero por mi participación en "Antes de Eva" y luego por los muchos eventos que tuvieron que ver con mi actividad social y profesional.

Fui a reuniones a la Gozadera y vi a mis compañeras. Me distancié de uno de mis mejores y más longevos amigos (o más bien él se alejó de mí) por una diferencia de opiniones sobre las consecuencias del programa "Viajemos seguras" de Miguel Ángel Mancera.  Me publicaron en una Universidad de España un pequeño cuento en una antología con relatos sobre el tema. (Se puede descargar la antología aquí).

Todavía sigo pensando en la cosas que debo incorporar a mi discurso para ser congruente y cada que examino pasajes de mi vida encuentro machismos evidentes con los que debo lidiar y reconciliarme conmigo misma, pero también construir a futuro. No ha sido nada fácil.

4.Poesía

Este año retomé la poesía, esta vez en una modalidad diferente: Poesía en Voz alta. Tomé un curso con un escritor/poetoide que conocí en twitter y creo que su curso fue una de las mejores inversiones del año porque me despertó la curiosidad y las ganas de leer que traía algo dormidas.

De no ser porque al final del año me sobrecargué de chamba me hubiera girado más hacia escribir y leer, pero como dice el Príncipe "Uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser".

El año que viene ya me invitaron a exponer algo de lo que escribo frente a una audiencia. A ver que tal sale. Ya les contaré.  

5. Cine

Como bien dice acá, aunque fui al teatro y a conciertos, en el lugar en donde más se me vio en el año fue en el cine. Vi algunas películas muy comerciales, pero otras me gustaron mucho y valen mucho la pena como La langosta.

Este fue el año en que también conocí la Academia mexicana del té, recibí mi título de maestría, fui al concierto de The Who y Kevin Johansen, me disfracé de Eevee para Halloween y también celebré mi cumpleaños cocinando lasagna para mis amigos, algo que tenía ganas de hacer desde hace mucho tiempo.

Eso sí: me alejé por completo de mis propósitos, pero es otra historia que creo que contaré otro día.

D.

0 comentarios: