Sobre la minifalda vengadora

21 enero, 2014
Me encantan las minifaldas.

La verdad no las uso tanto como debería o como podría, porque como ya lo dije acá mi vestuario siempre ha sido un gran signo de interrogación.

Pero la verdad se me hacen una prenda muy bonita.

La historia de la minifalda vengadora viene de un trauma de la infancia/adolescencia de siempre usar ropa que me regalaba mi abuela, que no era nada sexy.

Entonces escribí un cuento de que cuando fuera mayor me compraría ropa sexy y haría que quienes se burlaban de mí se arrepintieran.

Bueno, ya soy mayor y creo que no he logrado que nadie se arrepienta de burlarse de mí; simplemente creo que quien se burla de otros por su forma de vestir está bastante vacío.

Pero veo Fashion Police. Claro, soy una contradicción con patas.

Esa es otra historia.

Cuando era niña quería que mi vida tuviera muchas aventuras. Que me ocurrieran cosas Maravillosas, Terribles y Extraordinarias.

Así que parecía una buena conjunción para la historia de mi vida...

"Las aventuras de la minifalda vengadora" suena a título de comic.

Con superhéroes y que sé yo.

Ahora bien, acá casi nunca cuento aventuras como tal. Más bien es un debraye mental que a veces carece de sentido, orden, concierto o signos de puntuación.

Pero mis historias tienen muchos puntos y aparte.

Claro, "Darina y su listado de puntos y aparte" no suena tan atractivo.

Así que prefiero usar lo de la minifalda.

D.

2 comentarios:

Espaciolandesa dijo...

Me intriga una cosa... ¿cuál es el súper poder de La Minifalda Vengadora? o_O

Darina Silverstone dijo...

El super poder de la minifalda vengadora es robar suspiros y miradas, claro.

D.