Sobre Darina Silverstone

21 enero, 2014
El personaje de Darina Silverstone surgió hace muchos años, aproximadamente en el año 2000, cuando comencé a visitar foros de MSN, principalmente para conocer gente interesada en las letras, los escritores y la tarea de escribir. En aquel entonces entraba a una Sala de chat llamada "Sala de Escritores" y no recuerdo si, por comodidad o por sistema, podías guardar tu nombre de usuario para no tener que inventarte algo cada vez.

Empecé a conocer al grupo que frecuentaba la sala hasta poder llamarlos "amigos". Incluso aún sé del destino de algunos de ellos. Sólo frecuento a uno de ellos.

Con el derrumbe de las Salas de Chat, similar al hundimiento de la casa Usher, llegaron los grupos, que eran comunidades que también contaban con un foro. No los encontré tan divertidos, pero me llevé hasta allá el nick. Luego vino la época dorada de los blogs y desde entonces firmo como Darina Silverstone.

Me llevé el nombre a Twitter, aunque allá por la brevedad del medio (y porque no cabía) lo dejé en Darina Silver...

Pensaba en cambiar la dirección del blog, pero meh. Ya llevo muchos años con el apellido Silverstone, que me evocaba una piedra de plata: aparentemente sin chiste, pero puede tener sus destellos.

Supongo que como todo, hay que dedicarle tiempo y tenerle paciencia.

El apellido se lo robé a Alicia Silverstone, de su interpretación de Batichica. (No me culpen, era muy joven)

También Darina es una adaptación de un ícono de cultura Pop: Daria.

Claro, era una adolescente malvestida.

Ahora sólo soy malvestida. Bueno, a ratos. Trato de no serlo. (A veces trato)

Me gustan las botas, todavía. Son cómodas.

Y el pelo suelto. Todavía.

 Darina es el nombre que le robé a una participante de la fallida de Operación triunfo México.

Sí, me gustan los reality shows. Es un gusto culpable.

Más los de canto. Quizá me gustaría aprender a cantar. Antes de que se nos acabe la voz. O las palabras.

Diario canto en la regadera. A veces canto sin abrir la boca. Pero siempre lo hago.

Y esa es la historia de por qué Darina Silverstone se llama Darina Silverstone.

Ya la había contado alguna vez. No sé si aquí, pero por si acaso. Más vale no olvidarlo.

No somos tan importantes, sólo un amontonamiento de pequeñas historias, una detrás de la otra, queriendo parecer un todo ordenado.

Pero muchas cosas, como este seudónimo inventado, no tienen sentido.

D.

2 comentarios:

Espaciolandesa dijo...

Siempre me ha gustado tu seudónimo... también tengo el mío, jeje.

Darina Silverstone dijo...

Los seudónimos son bonitos. :)