Detrás del candelabro

22 enero, 2014
Después de terminar la tercera temporada de Glee se me hacía imaginarme un mundo en donde la homosexualidad tenía que esconderse. Así que el mundo de "Detrás del candelabro" me pareció increíble, no sólo por el lujo del ambiente que refleja, sino por el contexto en el que se desarrolla la historia... Pero eso fue hace apenas un par de años y ni siquiera podemos decir que la homofobia ha desaparecido.

Definitivamente la película logra grandes momentos al reflejar la relación del pianista Liberace interpretado por Michael Douglas con el personaje del "pueblerino" Matt Damon, que interpreta al joven Scott Thorson que mantiene una larga relación con Liberace y logra conocerlo más allá del oropel de sus presentaciones.

La actuación de ambos actores nos lleva a entender mejor ese sentimiento de codependencia que los ligó y el premio a Douglas es muy merecido: su Liberace está lleno de matices y es conmovedor en su fragilidad humana.

Damon, por su parte, hace una actuación muy buena, que nos recuerda que no es sólo un tipo guapo y musculoso, sino que tiene más de una sorpresa bajo la manga.

Cuatro estrellitas, sólo porque sufrí mucho al final de la película.

D.















2 comentarios:

Espaciolandesa dijo...

Lo único que sé de Liberace es que le daba consejos de vestuario a Elvis.

Justo esos trajes acampanados y con estoperoles tan típicos de Elvis.

Darina Silverstone dijo...

Wow! No lo sabía.

Buen dato de trivia.